miércoles, 11 de enero de 2012

Drive (2011)

Nada más comenzar la película, no pude apartar mis ojos de la pantalla. Suena una música hechizante y las imágenes se suceden. Drive cuenta con una estética y atmósfera muy cuidada que evocan al Miami Vice de los 80. Los títulos iniciales en tonos rosas son un bonito homenaje a las cintas de la época. Mientras se sucenden los primeros fotogramas vienen a mi mente películas de acción de los 70 y 80 y sobre todo esos grandes actores de este género.

Las primeras escenas son de una intensidad elogiable con un guapo Gosling nada desenfocado. Después, hay alguna buena escena más pero, a medida que avanza el reloj van perdiendo todo interés. Su protagonista es uno de esos tíos solitarios que se vida gira en torno a  las cuatro ruedas. Trabaja como conductor haciendo de doble de escenas de riesgo y prestando servicios a ladronzuelos que necesitan escapar de la policía a toda velocidad. Las cosas se complican cuando entra la chica en escena. Carey es la vecinita de Gosling y entre ellos, supuestamente, hay cierta química. Él empieza frecuentar su casa y a ganarse el cariño de la chica y de su hijo. 

En ningún momento fui capaz de empatizar con  ninguno de sus protagonistas. Gosling intenta transmitir una frialdad propia de un hombre que lo a pasado mal, alguien que guarda un pasado oscuro. En lugar de eso, tenemos un tío que muestra una constante frialdad y alguna carita de cordero degollado que no se la traga nadie. Un personaje casi zombie que se limita a sonreír. No vemos ni un asomo de su mundo interior, de su personalidad, de sus sueños. No culpo de  ello al actor, creo que esta actuación fue asi intencionadamente. Reconozco que hubo escenas que me pusieron mala por ver esa cara de póquer incapaz de conectar con el espectador.  

A parte de sus protagonistas, tenemos esa violencia gratuita, que lejos de aportar algo, deja en manifiesto que el director debe recurrir a ellas para provocar una mínima reacción en el espectador puesto que la narrativa carece de fuerza o demasiado interés.

Si tengo que elogiar algo de la cinta, me quedo con los planos, casi perfectos, tan recurrentes durante la misma. Son de tal perfección que adolecen por su forma. Por ese carácter contenido, acaba convirtiéndose en una cinta que parece "interpretada" llevándola al terreno de lo prefabricado. Esa búsqueda constante de la imagen perfecta termina causando cierta frustración, impidiendo abandonarse a la historia y disfrutar del metraje.

 Me resultó extraño ver como en una película de tal armonía estética, con un estilo tan envidiable y esa búsqueda constante de la perfección, se hayan descuidado el guión y los personajes. Al terminar de verla, me quedé con la sensación de haberme quedado a medias y pensando que se podría haber hecho algo mejor. Hay momentos en los que se destila cierto lirismo pero que se queda amordazado por una dirección fría que priva al espectador de cualquier emoción.




10 comentarios:

Manderly dijo...

A mi me ha gustado!
Quizás no tanto como lo que se lee por ahí pero me ha parecido buena.
Me quedo con el principio y la escena en el ascensor.
Saludos.

Maru dijo...

El chico me encanta pero con tu comentario de la peli... no me llama la atención. Ayer estaba en una cena y en la tv pasaron "cuando Harry conoció a Sally" automáticamente me acorde de vos...
un beso
MAru

Black cat girl dijo...

A mí me encantó!!
La interpretación de Gosling me gustó mucho, vamos a ver, no es comparable a Blue Valentine, pero de las últimas que ha hecho es la que más me ha gustado.
Hasta las escenas violentas de la película me parece que es algo muy definitorio de la película. Un tío frío con una cara imperturbable con una personalidad que no te va a dejar conocer, que hace lo que tiene que hacer en un momento determinado para proteger a alguien más débil. Me ha recordado en ciertos momentos a Tarantino y Malditos Bastardos.


Esta vez no coincidimos, N!!^_^

Isabel dijo...

Tengo pendiente esta y The artist. Intentaré verlas esta semana. Me muero de ganas de ver a Ryan Gosling en acción.
Besitos
Isabelnotebook

Susan lenox dijo...

Saraiba, disculpa que no me he podido pasar, estoy liadilla.
DRIVE, me parece un film casí perfecto, lírico, poético, Ryan Gosling a base de gestos sutiles confecciona un personaje de heroe, con un estoicismo absoluto, A destacar la presencia de Cristina Hendriks, que hasta vestida de "kanorra me gusta" a pesar del culombio que arrastra, pero ella es así.
Besote.
¿ por cierto estás facebook ???

ethan dijo...

Quiero verla cuanto antes. Dicen buenas cosas de Gosling, parece que está de moda, que también lo borda en la peli de Clooney.
Saludos!

domive dijo...

Pues ésta es la que veo mañana... vamos bien! Espero que no sea tan mala y fría xD!

Aunque eso lo descubriré yo mismo en unas horas

Nos vemos! :D

Emilio Luna dijo...

Reconozco que a mi si me emocionó, porque me gustó mucho el personaje de Gosling y su relación con Mulligan. Es un filme que no deja indiferente que genera, también, muchos detractores. Creo que tu te has quedado a medio camino. En cambio para mi la mejor película del año.

En cuanto a la dirección creo que es lo más destacable como indicas.

Un saludo.
Emilio Luna
El antepenúltimo mohicano.

Lolita dijo...

Hola!
No me gusto mucho esta película, la vi un poco rara y el personaje super rancio y con unas caras..
El argumento medio medio tampoco no mata, nose me esperaba más!

un beso
gracias por tu comentario :)

Mara dijo...

Creo que todo lo que criticas de la frialdad es la base de la película... es verdad que se podrían haber contado más cosas, pero la película es como el mirar por una ventana el pedazo de la vida de alguien, y nosotros desde fuera no podemos llegar a conoce su pasado, ni si futuro, sólo el presente y los momentos que está viviendo en el ahora. Creo que Gosling está perfecto, como siempre. El papel es así... es frío, es como el escorpión de su chaqueta, se mueve sigiloso hasta que en un momento determinado saca su aguijón y te pica. Las escenas de violencia son totalmente necesarias porque de eso trata la película. Es una especie de Taxi Driver moderna, para mí, el tipo solitario que va en su coche de aquí para allá, en silencio, pero que dentro guarda un montón de rabia acumulada. La estética y los planos me parecen una pasada, y la música de Kavinsky, Chromatics, Electric Youth, y Desire, y la banda sonora de Cliff Martínez, especialmente Where's the Deluxe Versión, creo que es precioso.
Está claro que no ha todo el mundo le llegan las mismas pelis ni tiene el mismo gusto, pero a mí sí que me llegó, y de hecho, estuvo rondando mi cabeza durante varios días ;)